lunes, 2 de junio de 2014

LA LLUVIA ME HABLA



Se van durmiendo los sueños
mientras se despierta el alba.
Las calles guardan silencio,
y sólo la lluvia me habla.

No me dice nada el viento,
la luna, no dice nada.
Se ha quedado mudo el cielo,
y sólo la lluvia me habla.

Hoy le suplico unos versos
a cada nube que pasa,
que, fuera, sigue lloviendo,
y sólo la lluvia me habla.

Tal vez se marche el invierno
que se ha instalado en mi alma,
y haya soñado el momento
en que la lluvia me habla.

7 comentarios :

  1. La melancolía se vuelve poesía,
    entre los pliegues de tus bellas letras
    Son entrañables tus versos, no habla a los sentidos tanto como al alma, al espíritu, son como el sonido de esa suave lluvia, como lágrimas pequeñas, que van mojando el alma.
    Siempre se va el invierno JJ, así mismo, siempre vuelve la primavera.
    Bellísimo, poeta.
    Besos y sonrisas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que la lluvia me llena de melancolía y que me empapa el alma incluso más que el cuerpo. De ella se alimentan mis poemas.
      Me alegra que te parezcan bellos estos versos, viniendo de alguien con tu sensibilidad, lo considero un gran elogio.
      Quisiera darte las gracias por tus palabras pero, sobre todo, por haber venido a este espacio, por no haberme olvidado en este largo año en que no he publicado un solo verso.
      Gracias, querida amiga.
      Besos y sonrisas

      Eliminar
  2. Y me quede con la curiosidad de leer: Que fue lo que le dijo la lluvia?
    Perdon por llegar sin ser invitada; pero lei un comentario suyo en otro blog y me dio curiosidad por conocerle. Creo que me quedo por aqui un rato a ver que descubro. Linda noche!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemene la lluvia no diga más que aquello que deseamos escuchar. Las gotas tejen palabras al golpear el suelo, de ellas nacen mis poemas.
      Muy agradecido por la visita y el comentario. La visitaré pronto.
      Un saludo

      Eliminar
  3. "De las nubes de otoño llueven palabras..."
    he caminado empapando mi cuerpo, con la primera lluvia de invierno, he sentido la dicha , de saber que estoy viva, que no he muerto.
    se ha llenado de alegría mi alma, de sonrisas mi rostro, al saber que has vuelto.
    un abrazo fraterno querido poeta, te extrañe :D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Khepri. Para quienes amamos el otoño,las nubes y la lluvia es inconcebible la poesía sin estos ingredientes.
      Muchas gracias por este regreso, por no haber olvidado al viejo caminante.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. A veces pasa, las nubes caprichosas te regalan su magia...
    A veces los amaneceres se tiñen de un color aguado... Esperanza.
    A veces el alma resiste el frio y le pide a la lluvia que ama abrigo.
    A veces pasa....

    ResponderEliminar